¿Qué es el margen de contribución?

El margen de contribución

El margen de contribución es el margen que queda después de pagar los gastos variables. Dicho de otro modo, es el margen que queda una vez restados de las ventas los gastos variables y que se aplican a pagar gastos fijos y si hubiera excedente, a beneficio. De ahí su denominación de margen de contribución: Contribuye a pagar gastos fijos y contribuye, si hay excedente a conformar el beneficio.

Analicemos los distintos componentes que inciden en su cálculo:

Gastos Variables: Son los gastos que varían en función del volumen de operaciones, de producción y/o de ventas. Si no se opera, o no se produce, no existen gastos variables. Sin embargo, cuando la empresa aumenta el volumen de operaciones, actividad o de producción, también se incrementa el valor de los gastos variables. Un buen ejemplo sería para una fábrica, el valor de las materias primas que la organización necesita para su actividad. Para un taller mecánico de reparaciones de automóviles, las compras de piezas de repuestos, para una panadería, las compras de harina, sal, levadura, etc.

Gastos fijos: Son aquellos gastos que permanecen sin variaciones durante un determinado plazo de tiempo, independientemente del volumen de producción de una empresa. Tanto si la compañía lleve a cabo un producción reducida o muy elevada, los gastos fijos serán siempre igual. Un ejemplo de este elemento sería el importe del alquiler del local o del establecimiento donde se llevará a cabo la actividad de la empresa.

Beneficio: Es el resultado de restar de las ventas todos los variables, determinar el margen de contribución y al margen de contribución, restarles los gastos fijos. El excedente, si lo hubiera, es el beneficio.

Un análisis interesante de realizar es la sensibilidad del beneficio al aumento de ventas y producción. Si el margen de contribución de mi empresa es positivo y tengo capacidad de aumentar mi producción y proporcionalmente mi venta, dado que mis gastos fijos son realmente fijos, a mayor venta, mayor beneficio en porcentaje ascendente.

Veamos un ejemplo:

Un obrador de panadería y pastelería produce pan y pasteles al que le permiten facturar 120.000 € al año. Tiene un % de costes variables del 25% del valor de ventas y unos gastos fijos anuales de 70.000 € anuales. El cálculo de resultado sería el siguiente:

Ventas: 120.000 €
Gastos variables: 25% * 120.000= 30.000 €
Margen de contribución: 90.000 €
Gastos fijos: 70.000 €
Beneficio del ejercicio: 20.00 €. Supone un 16,66% de beneficio sobre ventas.

Dado que tiene comprobado que tiene capacidad para incrementar su producción y ventas en un 20%, se plantea hacer el cálculo sobre rentabilidad de tal incremento:

Nueva cifra de ventas: 144.000 €
Gastos variables: 25%*144.000 = 36.000 €
Nuevo Margen de contribución: 108.000
Gastos fijos: 70.000 €.

Estimación de nuevo beneficio: 38.000 €. Supone sobre nueva cifra de ventas el 26,39 %

Vemos que el negocio resulta significativamente más rentable con este nuevo nivel de producción, y ello, en base a que un margen de contribución positivo, permite mejoras de rentabilidad porcentual a mayores niveles de producción y ventas

Este análisis de margen de contribución, tiene sentido realizarlo producto a producto o servicio a servicio y menos sentido hacerlo en conjunto de la empresa, salvo para empresas monoproducto. En este enfoque de producto a producto, el análisis más que de gastos debería ser de costes: costes variables unitarios por producto y costes fijos.

El sentido de calcular el margen de contribución, es conocer cuánto contribuye la producción y venta de un servicio o producto determinado a la rentabilidad global y económica de una empresa. Gracias a este cálculo se puede saber con precisión que productos son rentables producirlos y venderlos y qué pueden no ser rentables.

El margen de contribución proporciona más información cuando se establece en relación con otros valores. Si se compara el margen de contribución de cada producto con los demás, se detectan los productos más rentables respecto a los que menos. Si se compara el margen de contribución con los costes fijos, se determinará si la empresa gana o pierde.

Artículos relacionados

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.