¿Es mejor la pensión del autónomo o planes privados de jubilación?

Plan de pensiones para autónomos: Qué escoger

Hoy desde Gestoría Online Sapienta, analizamos la posibilidad de cambio en la base de cotización o contratación de un plan privado de pensiones para la futura pensión de los autónomos.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social ha publicado datos sobre la evolución del importe de la pensión media del mes de agosto de 2021 en comparación con años anteriores.

La pensión media de trabajadores autónomos adscritos al RETA asciende, según el indicado informe, a 794,19 euros al mes.

Este dato contrasta significativamente con la pensión media de jubilación procedente del Régimen General, que asciende a 1.337,71 euros al mes.

La diferencia proviene en esencia de que más del 75% de autónomos cotizan por la base mínima de cotización que para 2022 asciende a 960,60 euros mensuales, frente a los 944,40 euros de 2021.

En tanto que la base máxima se incrementará desde los 4.070,10 euros a 4.139,4 euros. Este bajo nivel de cotización nos lleva a pensiones medias también bastante bajas.

La pregunta que se hacen muchos autónomos entrados ya en años, es como plantearse complementar esta pensión de jubilación tan reducida.

Plan de pensiones para autónomos

Pensionistas (Fuente: lamoncloa.gob.es)

Algunos autónomos apuestan por seguir cotizando por lavase mínima y para completar la pensión contratan planes complementarios de pensiones, otros prefieren subir sus bases de cotización.

Antes de tomar esta decisión, es importante analizar las ventajas e inconvenientes. Para tener una pensión más elevada cuando llegue la jubilación, es necesario cotizar por una base más alta, con la mínima nos quedará una pensión también mínima.

Una práctica muy habitual cuando se tenía en cuenta los 15 últimos años de cotización para los cálculos de las pensiones, era subir la base de cotización en los últimos años para mejorar la pensión a percibir. Con la ampliación en el número de años cotizados para realizar el cálculo de la pensión que en 2022 será de 25 años, ese planteamiento deja de tener sentido. 

¿Cómo es la cotización del autónomo?

La cotización del autónomo se determina en función de la base elegida en cada momento. Si aumentamos la base de cotización aumenta también la cuota mensual de autónomos.

Lo vemos con un ejemplo, si nuestra base de cotización es la mínima, es decir 960,60 euros y queremos pasar a una base de 1.500 euros para mejorar la pensión a futuro. Tendremos que aplicar el tipo incrementado por el gobierno para 2022 del 30,60%, pasaremos de pagar 293,94 euros a la Seguridad Social mensualmente a pagar 459,00 euros.

Plan privado de jubilación para autónomos

Trabajadores autónomos (Fuente: lamoncloa.gob.es)

La diferencia en los costes entre una y otra base es la que tenemos que analizar, si añadirlo a nuestra base para mejorar la pensión pública o mejor invertirlo en un plan de pensiones que después analizaremos las dos opciones que se abren para 2022.

En nuestro ejemplo la diferencia es de cerca de 2.000 euros al año que podríamos invertir en un plan de pensión complementario.

Con años de antelación resulta bastante complicado saber que va a ser lo mejor. Si aumentamos la cotización a 1.500 euros de base y la mantuviéramos 25 años, la pensión que nos puede quedar rondaría los 1.285 euros en catorce pagas, siempre que nos jubilemos por jubilación ordinaria a los 67 años y en total hayamos cotizado al menos 37 años. Así pues, la pensión dependerá en gran medida también de los años que hayamos cotizado por esa base y de la edad a la que nos jubilemos.

Para hacer el cálculo de la base reguladora, esta será el coeficiente que resulte de dividir por 350 las bases cotización sumadas que hayas tenido en los últimos 300 meses (25 años). Si suponemos 1.500 € por esos 300 meses dividido entre 350, nos saldrá la cifra antes indicada, que supone como hemos dicho, jubilación ordinaria a los 67 años y en total hayamos cotizado al menos 37 años.

En la página de la seguridad social existe un simulador muy interesante para el cálculo de la pensión en función de nuestros datos.

Es importante resaltar que, a diferencia d los planes privados, la característica de la pensión pública, es que siempre será igual, una vez fijada su cuantía en el momento de la jubilación, independientemente de los años que nos queden una vez nos hayamos jubilado. Da igual que vivamos seis años más, que quince años más después de jubilarnos, siempre cobraremos nuestro dinero.

También tenemos que tener en cuenta que, si aumentamos nuestra base de cotización, si tenemos una baja laboral o estamos enfermos, tendremos una retribución mayor. Si se trata de una enfermedad menor no pasa nada, pero en caso de accidente y tener que estar varios meses sin trabajar agradecernos mucho no tener la base de cotización mínima.Y si optamos por planes de pensiones como complemento a la futura pensión.

En 2022 se abren dos opciones de planes de pensiones para complementar la pensión pública:

Los tradicionales planes privados cuyo límite para deducir fiscalmente de las bases de IRPF se ha reducido a 1.500 € anuales de deducción.

Los planes colectivos de pensiones, que se extenderá a autónomos y funcionarios, cuyo anteproyecto de ley reguladora fue aprobado recientemente, pero que aún no está vigente su regulación. La ley de presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022 recoge que la deducción en el IRPF de estos planes colectivos de pensiones, una vez operativos, será de 8.500 euros.
Si nuestra apuesta es por un plan de pensiones de cualquiera de estas dos opciones, si analizamos emplear en pensiones los mismos 2.000 euros al año, tenemos que tener en cuenta los años en los que vamos a realizar aportaciones al plan.

Si por ejemplo empezamos nuestro plan de pensiones a los 45 años, y realizamos aportaciones durante 20 años. Cuando lleguemos a la jubilación a los 67 años la aportación habrá sido de unos 44.000 euros.

Esa cantidad no es la definitiva, pues los planes de pensiones de cualquiera de estas dos modalidades, hacen inversiones con nuestro dinero en rentas fijas y variable, por tanto, tienen una rentabilidad que puede hacer que nuestros ahorros crezcan, haciendo que la cantidad final a percibir sea mayor a la cantidad aportada.
En cuanto a la desgravación fiscal no resulta diferencial una u otra opción, pues ambas son deducibles de la base imponible del IRPF.

Opción de planes de pensiones como complemento a la futura pensión.

 

Planes de pensiones para autónomos

Trabajadores autónomos (Fuente: lamoncloa.gob.es)

Por último, tenemos la posibilidad de rescate antes de la edad de jubilación en algunos determinados caso o condiciones. Se podría contemplar para los casos de enfermedad grave, desempleo, entre otros. Con esto algunos autónomos tienen un ligero margen para empezar de nuevo en los casos de que el negocio no haya salido bien.

A diferencia de la pensión pública, la duración y cuantía de la pensión que recuperemos proveniente del plan de pensiones, dependerá de la cuantía aportada y rendimientos obtenidos.
Como hemos visto son variados los aspectos a tener en cuenta, en función de nuestra situación particular. Hay que decidir si hacerlo por medio de un plan privado o colectivo de pensiones o mejorando nuestra base de cotización para tener una pensión en el futuro que cubra nuestras necesidades.

En Gestoría Online Sapientia somos especialistas en este tema y podemos asesorarte, analizaremos tus circunstancias personales y podremos orientarte. Llámanos al 919991315 o rellena nuestro formulario de contacto. Atenderemos tu consulta con la mayor brevedad de tiempo posible.

Artículos relacionados

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.