Consejos Fiscales, Laborales y Mercantiles para tu tienda online

Uno de los sectores en los que la Agencia Tributaria está centrando su atención es la llamada “economía digital“.

El desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones y la creciente globalización de la economía, han supuesto cambios de consideración en la forma de relación entre compradores y vendedores, motivo por el cual también está cambiando la actuación de control de la Administración Tributaria.

La Agencia Tributaria viene desarrollando en los últimos años una serie de actuaciones dirigidas a la comprobación de la tributación de negocios que operen exclusivamente a través de la red. El objetivo planteado es el de garantizar la adecuada tributación en España de las rentas generadas en esta actividad económica.

Por otro lado, también pretende evitar que, como consecuencia de las peculiaridades del llamado “comercio electrónico”, empresas con gran presencia económica en España no tributen en nuestro país.

Un aspecto importante que define este negocio es que, a través del comercio online y como diferencia del comercio tradicional, desaparecen por lo general los pagos en efectivo, bancarizándose todas las operaciones, que pasan a poder ser controladas en su totalidad por la autoridad fiscal competente. Esta característica hace especialmente importante estudiar  con carácter previo la problemática fiscal de cada negocio online como un factor más determinante de su viabilidad. Analicemos pues las variables fiscales a las que se puede ver sometido un negocio online y vamos a dar las claves y consejos fiscales para tu tienda online.

Antes de empezar, te mostramos un resumen del artículo en este vídeo:

 

El problema territorial define el régimen fiscal aplicable

Muchas empresas han localizado sus actividades de comercio electrónico en países o territorios con una fiscalidad atractiva para este tipo de negocios, permitiéndoles generar beneficios en los demás países sin que se produzca una tributación efectiva de las rentas obtenidas en dichos países. Este enfoque no solo tiene un ámbito de aplicación internacional, sino que también tiene aplicación intranacional, pues existen dentro de España diversos regímenes fiscales autonómicos diferenciados, de cuya aplicación resulta una presión fiscal diferenciada en una región u otras.

Y es que la ubicación fiscal de una tienda online que viene determinada por la ubicación de su o sus establecimientos permanentes de negocio, determina en buena medida la presión fiscal que va a soportar ese negocio.

El concepto de establecimiento permanente recogido en la legislación española que está armonizado al concepto comunitario, en el marco del comercio electrónico, puede resumirse como sigue:

  • Una página web no constituye por sí misma un bien tangible, de modo que no tiene una localización que constituya un “lugar de negocios”.
  • El servidor que almacena una página web y mediante el cual se accede a ella, forma parte de un equipo con ubicación física, y dicha localización puede constituir un “lugar permanente de negocios” de la empresa que explota el servidor, siempre que esté ubicado en un lugar durante un período de tiempo lo suficientemente amplio como para considerarse fijo.
  • Si una empresa que desarrolla su negocio a través de una página web dispone además de un servidor (por ejemplo, en propiedad o en alquiler), donde almacena y desde donde utiliza la página web, el lugar donde se ubica el servidor podría constituir un establecimiento permanente de la empresa.
  • Cuando una empresa explota un equipo informático desde una determinada ubicación, puede que se dé un establecimiento permanente, aunque en dicho lugar no se necesite personal para tal actividad.
  • Cuando las operaciones de comercio electrónico llevadas a cabo a través de un equipo informático localizado en un determinado país se limiten a actividades preparatorias o auxiliares, no existirá un establecimiento permanente siempre que tales funciones no constituyan en sí mismas una parte esencial de la actividad de la empresa.

En consecuencia, hay decisiones relevantes a tomar en relación a la ubicación física de nuestro establecimiento permanente desde el que vamos a gestionar nuestro comercio online, con influencia determinante en la fiscalidad del negocio.

 

Alta en hacienda de tu tienda online

ventajas fiscales tienda online

Partiendo de la hipótesis base de nuestro análisis de ubicación del establecimiento permanente y domicilio del mismo en España y bajo la Agencia Tributaria Española, a nuestro criterio, resulta imprescindible darlo de alta en la AEAT. El hecho ya comentado de que normalmente su operativa de fondos se realiza a través de banca y la absoluta visibilidad de nuestro negocio online, como características esenciales de este tipo de negocio, el alta en hacienda es obligado.

Esta alta se realiza mediante la presentación del modelo 036 o 037 en cuya cumplimentación se debe poner especial cuidado pues al definir la concreta actividad a realizar y el código IAE que resulte de aplicación, determinará el régimen aplicable de IRPF por las rentas que genere tu actividad y el régimen de IVA así mismo de aplicación.

 

Régimenes de IVA aplicables

El régimen de IVA que establece nuestra legislación fiscal por defecto es el régimen GENERAL. La definición que hace el legislador de este tipo de Régimen es por exclusión “Se aplica a aquellos sujetos pasivos cuando no sea posible la aplicación de ninguno de los regímenes especiales, haya renunciado a alguno de ellos o quede excluido del Régimen Simplificado o del Régimen Especial de la Agricultura, Ganadería y Pesca”.

Pero esta regla general no siempre se aplica. Es muy frecuente que la tienda de comercio electrónico compre productos a un mayorista para poder venderlos al público como minorista en la tienda online, por lo que siendo esta tu actividad serías considerado un comerciante minorista. Si es este tu caso, entrarías en el régimen especial de Recargo de Equivalencia.

En este régimen especial, cuando compres los productos que comercializarás en tu tienda, tus proveedores te los venderán aplicando el IVA normal más el recargo de equivalencia de corresponda al tipo de IVA general que resulte de aplicación.

Por ejemplo si compras ropa, tu proveedor te aplicará el 21% de IVA más el 5,2% de recargo de equivalencia que corresponde a productos cargados con el 21% de IVA, por lo que en realidad estarás pagando en concepto de IVA un total de 26,2% de IVA, aplicado al precio de compre de las prendas de ropa que adquieras.

Cuanto posteriormente vendas tus prendas a tus clientes, lógicamente tendrás que venderlas añadiendo a su precio de venta únicamente el 21% en concepto de IVA.

La ventaja que tiene este régimen es que, posteriormente, tú no tendrás que autoliquidar tu IVA presentando trimestralmente a Hacienda el Modelo 303, tal y como lo tienen que hacer el resto de autónomos, ya que será tu proveedor el que ingrese en la Agencia Tributaria el dinero que has pagado en concepto de IVA por la vía del recargo. Este hecho, quieras o no, hace que la gestión de tu actividad comercial sea mucho más sencilla. Además, el IVA que recibes de tus ventas tampoco tendrás que devolvérselo a Hacienda.

Es importante remarcar que este régimen solo es aplicable a empresarios autónomos con actividad comercial de venta minorista, y en ningún caso a Sociedades.

Por otro lado, en este régimen de recargo de equivalencia, no resulta obligado emitir facturas de venta a tus clientes finales, ya que con el ticket (lo que actualmente es para Hacienda una factura simplificada) sería suficiente. Igualmente desaparece la obligación de llevar registros contables en relación con el IVA. Ello no te exime de guardar y registrar las facturas de tus proveedores, para poder deducir tus gastos en el Modelo 130, relacionado con el IRPF.

Consideramos conveniente hacer especial mención de la problemática de IVA que generan las Adquisiciones intracomunitarias de bienes (AIB) realizadas por sujetos pasivos acogidos en el régimen especial de recargo de equivalencia que acabamos de describir y que como hemos dicho, resulta muy común en el comercio electrónico.

Los empresarios en régimen de equivalencia están obligados a liquidar el impuesto en caso de realizar AIB, ya que son el sujeto pasivo de estas operaciones.

A estos efectos el minorista deberá presentar autoliquidación especial de carácter no periódico por las AIB a través del modelo 309, sin que pueda deducirse el IVA soportado. (Se dice no periódico porque solo se presenta cuando corresponda porque haya habido este tipo de operaciones).

A su vez, para los empresarios y profesionales españoles conlleva la obligación de presentación de la declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias (modelo 349), en la que se declaran entregas y adquisiciones de bienes y prestaciones de servicios y ha de presentarla todo empresario o profesional que realice Entregas Intracomunitarias de Bienes  o AIB, cualquiera que sea su régimen de tributación a efectos del IVA (Incluso recargo de equivalencia) . Esta operativa incorpora cierta complicación, por lo que resulta aconsejable que, si es tu caso, pongas en mano de una asesoría online toda esta operativa.

Inscripción en el ROI de tu empresa online

Las operaciones de compra y venta de bienes o servicios a personas o empresas de estados de la Unión Europea (UE) se denominan adquisiciones y entregas intracomunitarias. Las compras y ventas de bienes y servicios entre empresas de la UE están sometidas a un sistema especial de tributación de IVA. Para realizar operaciones intracomunitarias se debe disponer del correspondiente NIF/IVA comunitario y resulta necesaria su inclusión en el registro de operadores intracomunitarios (ROI) mediante declaración (modelo 036).

No disponer de un NIF-IVA intracomunitario implica no estar incluido en el censo VIES y, por tanto, no estar identificado como operador intracomunitario.

 

Régimen de tributación IRPF

Al dar de alta en Hacienda tu tienda online, según hemos explicado en el apartado 3, al registrar tu actividad y comunicar a la AEAT el correspondiente epígrafe de IAE, se establece que dentro de los minoristas hay algunos epígrafes en los que podrás elegir entrar o no en módulos, así como en estimación directa simplificada. En algunos de estos casos se puede optar por uno u otro régimen. Previamente a esa elección, es importante hacer números o consultar con expertos en la materia.

Se debe estudiar qué opción viene mejor. En módulos o estimación objetiva pagarás siempre lo mismo, puesto que tus impuestos se establecen tomando como referencia unos baremos. Debemos estar seguros que interesa esta opción, sobre todo al principio cuando los ingresos son bajos y los gastos altos. En estimación directa pagarás según tus beneficios. Por eso te aconsejamos que encuentres tu epígrafe, hagas una estimación lo más certera posible de cuales van a ser tus gastos e ingresos aproximados, y decidas qué te conviene más según tu caso, o si no lo tienes claro, consulta con tu asesoría.

Otro aspecto a considerar en relación con la tributación en IRPF es que, dado que en el comercio online es relativamente frecuente trabajar desde casa e incluso si practicas el dropshipping no tengas ni que comprar nada directamente y guardarlo en tu casa, si un espacio de tu vivienda habitual va a ser tu lugar habitual de trabajo, lo mejor es que ‘afectes’ tu casa en el Modelo 036 cuando formalices tu alta en Hacienda. De esta manera podrás deducirte un porcentaje de tus facturas de luz, Internet, teléfono fijo… Con respecto al móvil, lo mejor es que tengas una línea exclusiva para tus labores con la tienda online.

 

Personalidad jurídica de tu tienda online: ¿Autónomo o Sociedad?

hacienda tienda online foto

Una decisión con implicaciones fiscales y mercantiles de importancia es la elección de la personalidad jurídica del negocio online. Puedes iniciar tu negocio online como empresario autónomo o constituir una sociedad.

Los criterios principales para adoptar esta decisión son los siguientes:

Responsabilidad

El empresario individual responde frente a terceros con su patrimonio personal por las deudas contraídas por el negocio, mientras que la SL, como su nombre indica, es de responsabilidad limitada y por tanto sólo responde con el patrimonio de la sociedad. Tu patrimonio personal, en principio, quedaría a salvo

Costes de Constitución y gestión de la empresa

Los trámites y costes de constitución como autónomo son más baratos y sencillos que los de una S.L. y el proceso es mucho más rápido, se puede hacer en un único día mientras que una sociedad puede demorarse entre 5 y 30 días.

El coste de gestoría de los autónomos suele ser algo más bajo que en el de las SL debido a que su contabilidad es bastante más simple, aunque con una Gestoria online, todos estos costes se reducen muy significativamente.

Costes de seguridad social

Desde la aprobación de la tarifa plana, durante el primer año y medio, la cuota de autónomos es bastante más baja en el caso de un empresario individual que en el de una SL, lo que se traduce en un ahorro de 3.500 euros. Ello no obstante, esta diferencia se puede eliminar al existir sentencias que obligan a la TGSS a aplicar esta tarifa plana también al autónomo societario.

Aportación económica

La creación de una SL exige aportar un capital social de 3.000 euros, mientras que como autónomo no es necesaria ninguna aportación. Ahora bien, ese capital social hay que depositarlo en el banco, obtener el resguardo correspondiente y a continuación se puede disponer de él para los gastos e inversiones del negocio, como explicamos en nuestro artículo cómo crear una SL. Es por tanto una diferencia más formal que real porque esa aportación económica pasa a incluirse en el flujo de fondos del negocio.

Impuestos

El autónomo tributa por el IRPF, que es un impuesto progresivo, de manera que con grandes beneficios el tipo a aplicar es mayor que en el caso del impuesto de sociedades (descubre aquí: cómo reducir el impuesto de sociedades), que es un impuesto con tipos fijos, en concreto del 25% (15% sociedades nueva creación), pero atención a este argumento pues esta aparente ventaja sólo tiene realmente valor si parte de los beneficios los fueras a dejar como patrimonio de la sociedad.

Si lo que quieres es llevarte todo el beneficio a casa para tus gastos personales, tendrás que tributar por tu nómina o por los dividendos que te lleves y al final la fiscalidad total puede resultar igual o peor con la sociedad. Con mucha probabilidad, si tu tienda online tiene unos beneficios importantes y tu actividad la puedes encuadrar en módulos (estimación objetiva), la sociedad no te va a interesar.

Tomar también en consideración que existe una reducción del 20% en los rendimientos netos del IRPF, durante dos años, para nuevos autónomos en estimación directa del IRPF.

 

Autónomo-alta en la seguridad social: Problemas y consejos

consejos para autonomos fiscales tienda online

Este apartado ha suscitado múltiples discusiones por las razones que a continuación explicamos:

La norma establece que debe darse alta de autónomo todo aquel que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo, sin sujeción por ella a contrato de trabajo, sea o no titular de empresa individual o familiar.

Pero algunas sentencias de los últimos años (entre ellas una del tribunal supremo) parecen posicionarse a favor de que no resulte obligatorio alta de autónomo para aquellos que no obtengan rentas en una cantidad que supere al Salario Mínimo Interprofesional (actualmente en 9.907,80  € en cómputo anual).

Hasta que tu comercio online no te genere rentas que superen el SMI, puedes optar por no darte de alta autónomo, aunque siempre supone un riesgo pues puedes verte obligado a defenderte de un requerimiento de la Inspección de la Seguridad Social. Están las sentencias que te he comentado, pero, no es jurisprudencia consolidada.

Hay que valorar este riesgo también a la luz de que puedas aplicarte o no la tarifa plana de alta de autónomo que te reducen considerablemente las cuotas de autónomo el primer año y medio.

Resumen y conclusiones

Como puedes ver son múltiples y variadas las decisiones que debes adoptar en materia fiscal, laboral y mercantil para poner en marcha tu comercio electrónico.

Nuestro consejo es que, a pesar de que te puedas informar previamente de todas ellas, ponte en contacto con un asesor en la materia y por supuesto, que este asesor sea una gestoría online pues tienen más experiencia y conocimientos sobre la problemática del comercio online que cualquier asesor tradicional.

 

banner asesoria 100% onlineASESORÍA ONLINE
LÍDER EN ESPAÑA
Desde 29 €/mes tendrás tu asesoría gestoría online. Ahorra en papeleos y tiempo. Te ayudamos con el cambio.
 
Infórmate aquí
Consejos Fiscales, Laborales y Mercantiles para tu tienda online
5 (100%) 1 voto
Artículos relacionados

Leave a Comment