¿Cuándo es el momento adecuado para cambiar de autónomo a sociedad?

Asesoria online: ¿Cuándo es el momento adecuado para cambiar de autónomo a sociedad? Es una pregunta que con frecuencia nos hacen nuestros clientes.

La duda proviene del hecho de tener que barajar múltiples variables como la cifra anual de facturación de su negocio, los beneficios obtenidos y su fiscalidad, las pérdidas y sus riesgos, los cambios de coyuntura y sus riesgos, las perspectivas de evolución del negocio, la constante modificación de las normativas. Todos estos aspectos tienen implicaciones claras en la decisión y por ello se generan considerables dudas.

En Sapientia no creemos que exista una línea definida traspasada la cual resulte recomendable el cambio. Se trata de balancear pros y contras de cada una de las opciones:

VENTAJAS DEL AUTÓNOMO SOBRE LA SOCIEDAD

En la situación actual y con previsible cambio de normativas respecto a los autónomos en materia fiscal y de cotización a la seguridad social, muy posiblemente resulte aconsejable mantenerse como autónomo hasta ver el alcance real de estas medidas. De momento deberíamos esperar, valorar y después decidir.

Más allá de esto, existen algunas variables fiscales y de riesgo patrimonial del autónomo que pudieran aconsejar estudiar seriamente la opción de constituir una sociedad.

VENTAJAS DE LA SOCIEDAD SOBRE EL AUTÓNOMO

Las ventajas principales de la sociedad sobre el autónomo PUEDEN SER las siguientes:

Limitación de la responsabilidad: Las deudas contraídas por la sociedad solo afectarán a los bienes y derechos de la empresa y no a los de su accionista o administrador. Los bienes personales de los accionistas están a salvo realizando la actividad a través de una sociedad, pero atención con el peligro que representa el avalar personalmente las deudas de la sociedad.

 Diferente carga fiscal: El autónomo paga un IRPF que varía en función de los rendimientos netos de su negocio. De ser estos muy altos, el IRPF puede llegar a suponer el 52% y el 56% de los beneficios generados. Hay que hacer un estudio de carga fiscal y determinar por simulación la opción más interesante porque resulta una simplificación poco acertada cifrar la fiscalidad de la sociedad en el 25% del impuesto de sociedades, dado que el beneficio después de impuesto está situado en la sociedad y para repartirlo al accionista, hay que tributar adicionalmente por dividendos percibidos en el IRPF.

Facilidad para obtener créditos de la banca: Esta variable dependerá de la capacidad de generación de fondos de la sociedad y de la solvencia de la misma. Con frecuencia esta opción puede anular la primera de las ventajas comentada de limitación de la responsabilidad porque la banca demande y se acepte la prestación de avales personales de los socios y/o administradores.

Atracción de otros inversores para el negocio sin pérdida del control del mismo:  Es una posibilidad que admite la sociedad y también requiere un análisis detallado por cuanto el accionista que es inversionista puro, también demanda una rentabilidad al capital invertido y que supone un coste de capital.

En Gestoria online Sapientia contamos con un equipo especializado en asesoria online. Si quieres que te informemos sobre nuestros servicios llámanos al 900 922 122, o si lo prefieres, rellena nuestro formulario de contacto. Nos pondremos en contacto contigo en el menor tiempo posible para resolver tus dudas.

¿Cuándo es el momento adecuado para cambiar de autónomo a sociedad?
¿Te ha resultado útil?
Artículos relacionados

Leave a Comment