Pensión del autónomo: ¿Cambiar cotización o buscar planes privados de pensiones?

Hoy, desde Gestoría Online Sapienta, analizamos la posibilidad de cambio en la base de cotización o contratación de un plan privado de pensiones para la futura pensión de los autónomos.

Todos los años quedan establecidas las bases máximas y mínimas de cotización, de los trabajadores del régimen general de autónomos en los presupuestos generales del estado. La base mínima se ha establecido en 884,40 euros mensuales, y una base máxima de 3.606,00 euros mensuales. Los autónomos pueden elegir su base de cotización dentro de estos baremos.

Algunos autónomos apuestan por cotizar el mínimo y para completar la pensión contratan planes privados de pensiones, otros prefieren subir sus bases de cotización.

Antes de tomar esta decisión, es importante analizar las ventajas e inconvenientes. Para tener una pensión más elevada cuando llegue la jubilación, es necesario cotizar por una base más alta, con la mínima nos quedará una pensión también mínima.

Una práctica muy habitual cuando se tenía en cuenta los 15 últimos años de cotización para los cálculos de las pensiones, era subir la base de cotización en los últimos años para mejorar la pensión a percibir. Con la ampliación en el número de años cotizados para realizar el cálculo, deja de tener sentido.

¿Cómo es la cotización del autónomo?

La ventaja de la pensión pública, es que siempre será igual, independientemente de los años que nos queden una vez nos hayamos jubilado. Da igual que vivamos seis años más, que quince años mas después de jubilarnos, siempre cobraremos nuestro dinero, en el caso de un plan de pensiones privado es una cantidad de dinero que hemos ahorrado, y que tenemos que gestionar nosotros.

Si aumentamos la base de cotización aumenta también la cuota mensual de autónomos.

Lo vemos con un ejemplo, si nuestra base de cotización es la mínima, es decir 884,40 euros y queremos pasar a una base de 1.500 euros para mejorar la pensión a futuro. Tendremos que aplicar el tipo común del 29,8% pasaremos de pagar 263,55 euros a la Seguridad Social mensualmente a pagar 433,50 euros.

La diferencia en los costes entre una y otra base es la que tenemos que analizar, si añadirlo a nuestra base para mejorar la pensión pública o mejor invertirlo en un plan de pensiones privado.

En nuestro ejemplo la diferencia es de unos 2.000 euros al año que podríamos invertir en un plan de pensión privado o mejorar nuestra pensión a futuro. Es complicado saber que es lo mejor, a veces el problema es que no se puede cotizar por un valor mayor por falta de liquidez a final del mes. Si aumentamos la cotización a 1.500 euros de base, la pensión que nos puede quedar rondaría los 1.000 euros en doce pagas, pero dependerá en gran medida de los años que hayamos cotizado por esa base y de la edad a la que nos jubilemos. En la página de la seguridad social existe un simulador muy interesante para el cálculo de la pensión en función de nuestros datos.

También tenemos que tener en cuenta que si aumentamos nuestra base de cotización, si tenemos una baja laboral o estamos enfermos, tendremos una retribución mayor, con la base mínima si no trabajamos será difícil aguantar unos par de meses de baja. Si se trata de una enfermedad menor no pasa nada, pero en caso de accidente y tener que estar dos meses sin trabajar agradecernos mucho no tener la base de cotización mínima.

Opción de planes de pensiones como complemento a la futura pensión.

Si nuestra apuesta es por un plan de pensiones privado, si analizamos emplear en pensiones los mismos 2.000 euros al año, tenemos que tener en cuenta los años en los que vamos a realizar aportaciones al plan.

Si por ejemplo empezamos nuestro plan de pensiones a los 45 años, y realizamos aportaciones durante 20 años. Cuando lleguemos a la jubilación la aportación habrá sido de unos 40.000 euros.

Esa cantidad no es la definitiva, pues los planes de pensiones privados hacen inversiones con nuestro dinero en rentas fijas y variable, por tanto tienen una rentabilidad que puede hacer que nuestros ahorros crezcan, haciendo que la cantidad final a percibir sea mayor a la cantidad aportada.

Además el plan de pensiones tiene una desgravación fiscal que tenemos que tener en cuenta, pero generará unos gastos cuando queramos rescatar el plan, al tener que hacer frente a un aumento patrimonial teniendo que pagar impuestos.

Por último tenemos la posibilidad de rescate antes de la edad de jubilación en algunos determinados caso o condiciones. Se podría contemplar para los caso de desahucio, enfermedad grave, desempleo, entre otros. Con esto algunos autónomos tienen un ligero margen para empezar de nuevo en los casos de que el negocio no haya salido bien.

Como hemos visto son variados los aspectos a tener en cuenta, en función de nuestra situación particular. Hay que decidir si hacerlo por medio de un plan privado de pensiones o mejorando nuestra base de cotización para tener una pensión en el futuro que cubra nuestras necesidades.

En Gestoría Online Sapientia somos especialistas en este tema y podemos asesorarte, analizaremos tus circunstancias personales y podremos orientarte. Llámanos al 900 922 122 o rellena nuestro formulario de contacto. Atenderemos tu consulta con la mayor brevedad de tiempo posible.

Pensión del autónomo: ¿Cambiar cotización o buscar planes privados de pensiones?
¿Te ha resultado útil?
Artículos relacionados

Leave a Comment