¿Qué puede hacer una Pyme para reducir o evitar a los morosos?

El problema de la morosidad no es un fenómeno nuevo en España, pero en un  contexto económico de bajos márgenes por la elevada competencia y la falta de liquidez por restricciones de créditos de los bancos, puede poner en riesgo un número notable de empresas, sobre todo de PYMES. A lo largo de estas líneas, con un espíritu eminentemente divulgativo orientado a las pequeñas empresas, vamos a analizar algunas opciones para reducir o evitar a los morosos. Lo hacemos en un lenguaje práctico y sencillo sin más pretensiones técnicas:

Primera opción: No vender a crédito. Todo al contado o precontado.

Esta opción no genera deuda de clientes, no hay riesgo, no hay morosidad. Se trataría de cobrar siempre por anticipado o al contado, de forma que no se entreguen las mercancías, ni se preste ningún servicio sin antes tener  el dinero, o en el mismo acto de entrega o prestación.

Debemos preguntarnos a continuación, ¿es posible en mi actividad?

Si fuera posible deberíamos preguntarnos acto seguido, ¿qué repercusión va a tener en mi volumen de operaciones?

Si tras esta última pregunta concluyéramos que siendo posible la repercusión en ventas es asumible, ¿a qué estás esperando?

Segunda opción: Vender a crédito pero que el riesgo lo corra otro.

Para esta segunda opción tenemos dos alternativas más comunes y ambas tienen coste y otros inconvenientes.

1.- El Factoring sin recurso: Recurrir al factoring sin recurso consiste en acordar previamente con una entidad de factoring (todos los bancos tienen una y hay algunas independientes) a que clientes puedes vender a crédito y con que limite de riesgo y una vez realizada y perfeccionada la venta, le vendes los  crédito con los clientes a la entidad de factoring y esta te lo pagará a su vencimiento, lo cobre la entidad o no lo cobre (de ahí el sin recurso).

¿Qué coste tienen estas operaciones?  Normalmente pagas una comisión por la gestión de cobro que te hace la entidad de factoring y otra comisión por el riesgo que asume el banco. No es fácil dar una orientación genérica porque depende de muchas variables como la solvencia de la cartera de clientes, el volumen total cedido, la concentración de riesgo y otras operaciones que puedas tener con la entidad.

En algunos casos, el coste de estas operaciones puede que te reduzca el margen y puede que no sea rentable, pero siempre debes analizarlo teniendo presente el coste histórico que para ti viene teniendo la morosidad.

2.- El Seguro de Crédito: Recurrir al seguro de crédito consiste en recurrir a una compañía que te asegura una modalidad de riesgo patrimonial que tiene como objeto la cobertura del riesgo de impago de un deudor previamente asegurado por la compañía. Con esta cobertura, la Cia de seguros  de crédito indemnizará al asegurado con una cantidad previamente pactada (lo más frecuente entre el 80 y 90%) cuando el deudor impague una deuda ya sea de forma provisional o definitiva. La compañía aseguradora realiza el estudio y evaluación de la cartera de crédito del asegurado, y establece los límites de crédito a sus clientes, durante la vigencia total de la póliza.

Con frecuencia el mayor valor de estas pólizas, si se gestionan bien, no es la indemnización en sí misma, que acaba encareciendo las primas de los años posteriores, sino la información preventiva que se obtiene de la compañía aseguradora cuando esta  informa al asegurado sobre situaciones de los clientes que permitan presumir o anticipar problemas de pago.

La buena gestión que se haga de estas pólizas, que no es sencilla, es la que permite obtener el máximo valor de las mismas.

¿Qué coste tienen estas operaciones? Normalmente pagas una prima por la cobertura de riesgo y otra comisión por el estudio que la compañía aseguradora hace de los clientes antes de darle su clasificación de cobertura de riesgo. Las primas que cobran estas aseguradoras dependen también de muchas variables como el sector, la solvencia de la cartera de clientes, el volumen total cedido, los plazos de pago y la concentración de riesgo.

Como en el Fáctoring, puede que en algunos casos, el coste de estas pólizas de seguros puede que te reduzcan el margen y puede que no sea rentable, pero igualmente siempre debes analizarlo teniendo presente el coste histórico que para ti viene teniendo la morosidad.

Tercera opción que nos queda es asumir nosotros el riesgo y gestionarlo de una forma eficiente pero esto lo trataremos en próximos artículos de nuestro blog.

Los profesionales de Sapientia tiene gran experiencia en gestión de créditos y cobros y gestión de pólizas de seguros de créditos  y pueden asesorarte y aconsejarte en esta materia y con ello ayudarte a reducir tu riesgo comercial y mejorar tu liquidez.

¿Qué puede hacer una Pyme para reducir o evitar a los morosos?
¿Te ha resultado útil?
Artículos relacionados

Leave a Comment