Elijo ser autónomo ¿Quién me ayuda?

Podríamos decir sin riesgo a equivocarnos que “está de moda ser emprendedor”, y no está mal, al contrario, es importante poner en valor de alguna manera las aptitudes y actitudes que llevan a las personas a poner en marcha su propio negocio. Si bien es cierto que emprender la propia aventura empresarial conlleva muchas ventajas, éstas no son el motivo de nuestro artículo en el día de hoy (lo dejamos para más adelante), sino todo lo contrario, tiene suma importancia tener en cuenta y ser conscientes de las dificultadas y retos a los que se enfrentan diariamente los autónomos y pymes que mueven en un alto porcentaje la economía de nuestro país.

Podríamos decir que el principal de ellos y que lleva aparejados todos los demás, es que el autónomo o el empresario que gestiona una pequeña empresa es al mismo tiempo, operario, administrativo, financiero, gestor laboral….y evidentemente ni el tiempo, ni los conocimientos dan para llevarlo todo al mismo tiempo, por lo que no queda más remedio que descuidar todo aquello que no es el objeto del negocio, lo que realmente sabemos hacer.

La realidad de los autónomos y pymes es que se encuentran con una financiación poco accesible y cara, la gestión de cobros se hace “cuando se puede”, lo que lleva asignado una gestión de la tesorería poco eficientes, con lo costes que indiscutiblemente se generan. Si a esto le unimos lo elevado de las cuotas de autónomo, los anticipos del IVA por el retraso en los cobros, podemos concluir en que la liquidez queda muy mermada poniendo en peligro la viabilidad de muchos negocios.

La falta de tiempo y la imposibilidad de ausentarse del negocio, impide al mismo tiempo el acceso a una formación adecuada que permita reciclase profesionalmente, estar al día en la implantación de las nuevas tecnologías, que adicionalmente son caras, lo que al final repercute en la pérdida de competitividad.

La realidad es que todas estas dificultadas generan desventajas que repercuten evidentemente en la calidad de vida, pues para compensar todas estas circunstancias, el autónomo y pequeño empresario se lleva la oficina a casa, para, después de largas jornadas, enfrentarse a todo aquello para lo que no se siente preparado, que le supone un ingente esfuerzo y que le priva del poco tiempo libre del que dispone.

Queremos desde este espacio, ofrecer a estos emprendedores una opción para mejorar su negocio, porque desde SAPIENTIA, podemos ofrecerle una gestión eficiente de todo aquello que rodea su negocio de una manera profesional. No somos una simple asesoría que se limita a cumplir con las obligaciones fiscales y laborales. Si quieres podemos ser para ti, tu departamento laboral, tu departamento financiero, tu departamento de administración y cobros… Porque nuestro fin es que te dediques a lo que realmente te interesa. Podemos hacer por ti todo lo que necesites. Somos especialistas en gestión de empresas y llevamos 25 años haciéndolo.

Elijo ser autónomo ¿Quién me ayuda?
¿Te ha resultado útil?
Artículos relacionados

Leave a Comment